Thursday, October 09, 2008

Te daba la patita así
















Y tenía mil muñequitos de nombres diferentes perfectamente identificados con los que jugábamos todo el rato. Se llamaba Lunes y era un perro especial, muy sensible e inteligente, por eso tal vez pensé que viviría siempre.

Y no, sólo vivió hasta ayer.